es Spanish en English fr French ja Japanese
  • Construcción

    El desarrollo industrial del Bajío ha venido acompañado de un crecimiento importante de sus ciudades y el perfil de sus habitantes, generado una enorme necesidad de desarrollar infraestructuras, no solo industrial sino de vivienda y servicios.

    El Bajío se ha consolidando como “El Centro Logístico de México”, siendo la zona de mayor crecimiento industrial del país, donde se están llevando a cabo numerosas ampliaciones, mejoras y nuevas obras de infraestructura para aumentar la capacidad y eficiencia de manufactura y logística.

    El crecimiento industrial está necesariamente siendo acompañado de un crecimiento y evolución de la población de las distintas ciudades del Bajío, disparando la demanda de servicios e infraestructuras:

    Centros educativos, hospitales, centros comerciales, hoteles, restaurantes, campos de golf y museos, obras para la metropolización de poblaciones, energías limpias (fotovoltaica, eólica, etc.), servicios medioambientales y de reciclaje, además de vivienda para los nuevos sectores de población que están llegando.

    Salvo San Luis Potosí durante 2017 la edificación tuvo tasas de crecimiento de dos dígitos mientras que el promedio del resto del país decreció. El Estado de Guanajuato ha venido posicionándose en los últimos años entre el segundo y tercer lugar en importancia por el volumen de construcción y aportación al PIB del sector en el país con cerca del 10% del total. Por su parte Querétaro ha venido liderando a nivel nacional como la ciudad con mayor edificación per cápita del país.

    La edificación privada es con diferencia la que ha mantenido al sector en buenos niveles de crecimiento. 

    En 2007, el mercado de Querétaro tenía casi nula participación de desarrolladores institucionales invirtiendo ahí. Hoy los institucionales tienen casi 70,000 m2 construidos en ese lugar.

    En la última década el mercado de oficinas de Querétaro pasó de 24,000 m2 a 297,000 m2, según CBRE. Y hay otros 97,351 m2 en construcción, distribuidos en ocho torres.

    La construcción de oficinas en Querétaro ha crecido por su desarrollo industrial, pero también por la cercanía con la Ciudad de México. Esto ha llevado a diversas empresas a llevar sus corporativos y call centers a esta ciudad.

    En otras ciudades del Bajío también se ha comenzado a ver una mayor demanda de oficinas para firmas que buscan sacar de las plantas a sus áreas de recursos humanos o financieras, y aprovechar el espacio industrial para centros de innovación o para incrementar su productividad.

    Ciudades como Aguascalientes, San Luis Potosí y León comenzarán a recibir a inversionistas institucionales que arranquen la construcción de edificios en renta.

    Además de la industrialización y su efecto de arrastre, existen diversos factores políticos, socioeconómicos y demográficos que influirán de forma muy positiva en la actividad constructiva del país en los próximos años tanto en infraestructuras como en vivienda:

    a) Plan Nacional de Infraestructuras: El posicionamiento del país como Centro Manufacturero Estratégico para América del Norte obligó a sus autoridades a ejecutar el más ambicioso plan de desarrollo de infraestructuras del país para poder solventar la operativa que demandan todas las industrias implantadas aquí. 

    b) Inversión para Rescatar al Sector del Petróleo y Gas, así como la Reforma Energética: Están previstas cuantiosas inversiones por el nuevo gobierno para rescatar al sector, además de los compromisos adquiridos de la reforma energética donde se modernizarán numerosas infraestructuras y se hará un gran esfuerzo por incorporar la generación renovable a un porcentaje importante, con la participación del sector privado.

    c) El nuevo marco legal para las asociaciones público privadas.

    d) La incorporación de los fondos de inversión y fondos de ahorro para el retiro al sector para desarrollar infraestructura y obtener rendimientos han disparado obras muy importantes.

    e) Estructura demográfica que por edad hace que mucha gente se incorpore a la vida laboral y este en edad de formar un hogar, lo que ahora llaman el "bono demográfico" que hará que las necesidades de vivienda se mantengan en un rango de 600 mil por año durante las próximas dos décadas.

    f) Aumento de la clase media. De acuerdo a cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía la clase media paso de 37 millones a 44 millones entre 2000 y 2010. Las proyecciones a 2020 apuntan a un incremento adicional, de entre 5 y 10 millones de personas.

     

     

     

     

     

  • 1
© 2017 Invest in Bajío. Todos los Derechos Reservados.